Nelahozeves, aldea natal de Antonin Dvorák

Castillo de Nelahozeves

En reiteradas ocasiones cuando hablamos de Praga hacemos mención a su vinculación con la música, y obviamente surge el nombre de Antonin Dvorák, uno de los máximos compositores que dio la República Checa. Y si bien el músico está vinculado con la historia de la ciudad, hay que señalar que nació en Nelahozeves, un pueblo cercano a la capital checa.

Nelahozeves es una aldea de poco más de 1.000 habitantes, que está a unos 25 kilómetros de distancia de Praga, a la orilla del Río Moldava. Por lo tanto, si usted está en la capital puede hacer una rápida excursión hasta aquí ya que el viaje no lleva más de media hora si va en auto, o un poco más si lo hace en tren. Vale la pena ya que hay cosas atractivas por conocer.

Según señalan algunos documentos, los primeros indicios de la existencia de esta aldea datan del 1352. De hecho, muchas de sus construcciones más llamativas fueron emplazadas por aquellos tiempos. En ese sentido, hay que remarcar la importancia turística que adquiere el Palacio de Nelahozeves, un edificio renacentista de tres plantas que fue construido en el Siglo XVI.

Verdadera perla arquitectónica, esta construcción fue propiedad durante mucho tiempo de la familia Lobkowickz y también perteneció al Estado en tiempos de gobiernos comunistas. Por ejemplo allí, durante todo el año, se llevan a cabo en la actualidad conciertos de música clásica que son seguidos por una notable concurrencia. En este lugar se han presentado muchos grandes artistas de este ámbito.

Como decíamos, la familia Lobkowicz tomó propiedad del mismo y en su interior se dio albergue a buena parte del acervo pictórico de la República Checa. Colecciones de grandes artistas, muchos de ellos de renombre internacional son almacenados en este castillo, empezando por ejemplo por el gran Diego Velázquez o Pieter Bruegel, entre otros.

Otro lugar para conocer es la casa natal del mencionado compositor Antonín Dvorak, la cual está ubicada frente a la estación de ferrocarriles. Con el tiempo, esta vivienda fue convertida en un museo donde se puede conocer vida y obra de este gran artista que brilló durante el Siglo XIX y que es una de las máximas figuras del arte checo.

Si hablamos de edificios históricos, también podemos hacer mención a la Iglesia de San Andrés, donde Dvorak cantaba en el coro y tocaba el órgano cuando era apenas un niño. Además, si usted anda por Nelahozeves entre abril y octubre, no debe perderse el Festival Musical Dvorak, que se lleva a cabo desde 1993 con singular suceso.

PARA SABER MÁS…

Foto vía: Premiant

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Republica Checa



Deja tu comentario