La exquisita gastronomía croata

Goulash con Spaetzle

Hay tantos platos típicos croatas que es imposible hacer una lista completa.

La tradición gastronómica en Croacia está dividida en dos grandes grupos, de acuerdo con su ubicación geográfica. Por un lado, están las regiones sobre la costa del mar Adriático, de fuerte influencia griega, italiana y francesa. Por otro, las del interior del país, de tendencia eslava, con elementos de la cocina húngara, vienesa y turca. Un verdadero crisol de sabores.

Los turistas que visiten Croacia no pueden dejar de probar el clásico Goulash, de origen austro–húngaro, que con el tiempo se convirtió en el menú cotidiano de los campesinos. Este plato se prepara a base de carne de ternera, cebolla, extracto de tomate, caldo de gallina y paprika, un condimento picante que además otorga un color rojo intenso. La cocción de la carne lleva como mínimo dos horas y media. El resultado: una carne muy tierna y condimentada, que, según dicen los expertos, se corta únicamente con el tenedor. Se sirve acompañado con arroz blanco o papas hervidas. Otra exquisitez del repertorio croata es el Spaetzle, unos ñoquis preparados únicamente con harina, huevo, sal y agua, que se sirven salteados en manteca o aceite.

Para los amantes de las carnes salvajes hay de todo, para todos los gustos. Todo lo que se cocina en la parrilla se lo llama “s roštilja” o “s ražnja”. También está la técnica “pod pekom”: cocinar la carne en un horno de piedra cubierto con una tapa de metal. El cheff pone brasas al rojo vivo adentro para que se cocine lentamente.

Hay por lo menos treinta platos obligatorios para los comensales de paladar exigente, por ejemplo el Janjetina, un cordero adobado con hierbas de origen mediterráneo; el Pato con Mlinci, que se sirve en una pasta suave para untar en pan artesanal; la pierna de cordero a la Pašticada, que son piezas enrolladas de Pršut en salsa de vino blanco, y el Ćevapćići, carne asada en forma de salchicha que se acompaña con cebollas, papas doradas, pan de pita y mostaza. Los días de fiesta, es común encontrar Pavo Purgerica, específicamente en la región fronteriza de Zagreb, un pato asado muy lentamente relleno con nueces, manzanas, panceta y limón.

Las delicias del mediterráneo están presentes en el típico Porkolt, pez siluro guisado con una salsa de pimentón roja y en las Prstaci, así se denomina a las almejas, las gambas del adriático y otros lujos del mar.

Por último, los postres y dulces, que se hacen a base de frutas y queso, como los Atrukli, unos increíbles rollitos de pasta que se rellenan con cotagge, huevos y nata. La tarta macarana es otra opción recomendable, hecha con huevos, almendras y emborrachada con licor de cerezas amargas. También la Orehnjaca, hojaldre de nueces, y la Makovnjaca, hojaldre de semillas de adormidera. Un verdadero placer.

  • Aquí os dejamos un enlace con algunos de los platos y recetas de su gastronomía: cocina croata

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Croacia



Deja tu comentario