Comer en Belgrado

Comer en Belgrado

¿Qué comer en Belgrado?

Comer en Belgrado incluye sobre todo carne, todo tipo de carne, así que si eres vegetariano tal vez tengas que dar algunas vueltas para encontrar qué comer. A los serbios les gusta mucho la carne y parece que para muchos viajeros el comer en Belgrado se vuelve complicado, aunque por suerte ninguno muere de hambre.

Los serbios son gente muy hospitalaria y se preocupan siempre por dos cosas en relación con sus huéspedes: que haya mucha comida y que se sientan confortables a la hora de comer y beber. Fallar en alguna de estas dos cosas es una vergüenza. ¿Y qué veremos entonces en el plato? Pues carne a la parrilla, pan, queso y salchichas, principalmente.

En la ciudad hay cientos de restaurantes especializados en la cocina local y algunos pocos que sirven platos internacionales. En comparación con los precios de los restaurantes de Europa occidental son mas baratos. Por ejemplo, prueba los rostilj, que son una serie de platos con carne grillada (ternera, pollo) o platos a base de pollo con jamón y queso. A pesar de que el acento está puesto en la carne en la cocina no faltan los vegetales y hay muchas ensaladas, principalmente con tomate, cebolla, repollo y pepino. Los vegetales se usan cocidos o frescos y hay muchas granjas orgánicas.

Si quieres comer en Belgrado barato, algo rápido, puedes pasar por las pastelerías o panaderías de Belgrado, las pekara, que siempre están por el centro. Aquí hay muchos tipos de panes, dulces y pasteles, sándwiches e incluso pizzas. También venden yogur bebible. El kajmak, por ejemplo, es una mezcla de queso crema con manteca y el ajvar es una especie de quesadilla hecha con pimientos colorados rostizados.

¿Eres vegetariano y aún así quieres comer en Belgrado algo típico de allí? Entonces lo mejor es visitar los mercados, los pijaca, para comprar frutas y verduras frescas. Uno de los mejores mercados de este estilo es el de Zeleni Venac, cerca del Hotel Moscú.

Por otra parte, un paseo durante los sábados por la mañana es un gran paseo para sentirse parte de la ciudad y su gente. Aquí, como en los otros mercados, verás muchos productos de las granjas orgánicas de los alrededores. Pero insisto, si te gusta la carne entonces estarás de enhorabuena pues comer en Belgrado es comer en el paraíso de los carnívoros. No dejes de probar la pljeskavica, una especie de hamburguesa que se compra en los restaurantes de comida rápida. En esto sitios además consigues sándwiches, crepes y pizzas a buenos precios o, incluso, delicias de la cocina turca y griega como el baklava.

Las cafeterías abundan en la ciudad y vale la pena sentarse en alguna con terraza y disfrutar de un sabroso café con tarta. O el plato local, un café fuerte al estilo turco con puré de castañas y crema.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Serbia



Comments are closed.