Cakovec, la pequeña Suiza croata

Cakovec

Cakovec es una pequeña ciudad de aproximadamente 30.000 habitantes localizada a 14 kilómetros al noreste de Varazdin, norte de Croacia. Es el centro administrativo del Condado de Medimurje en la región de Croacia central, haciendo frontera con Eslovenia y Hungría.

La economía de esta región se basa en la fabricación de textiles, alimentos (harina, productos de molinería y alimentos para animales), la madera (muebles), cuero (calzado), la metalurgia (fundición, la producción de máquinas) y materiales para la construcción.

Cakovec se ubica exactamente entre los ríos Drava y Mura, su origen se remonta al siglo XIII, y durante su historia se ha caracterizado por su un lugar ideal para vivir, de hecho, familias nobles croatas, húngaras y alemananas se han establecido allí.

Su principal atractivo en su casco histórico, donde se destaca una fortaleza de renacimiento con un hermoso palacio, los cuales han sido restaurado y renovados en varias ocasiones, desde 1954 alberga el Museo de Medimurje. La fortaleza se encuentra rodeada de un hermoso jardín cuidadosamente conservado, declarado como monumento de la horticultura.

Otros puntos de interés arquitectónico son el café Royal, el edificio del casino en estilo art deco, el complejo de monasterios franciscanos de la época barroca y la iglesia de San Nicolás. Se destacan también la biblioteca municipal y el centro cultural, donde los visitantes pueden ver películas, asistir a conciertos, representaciones teatrales y exposiciones de arte.

Su imagen urbana es bastante especial, ya que la gran mayoría de las casas están rodeadas de frondosos árboles y jardines de flores hermosas, proporcionando un equilibrio perfecto entre lo construido y lo natural. Sus habitantes son muy conscientes de la hermosa naturaleza que les rodea y se enorgullecen de su preservación, es por ello que se le conoce como «la pequeña Suiza» de Croacia.

La ciudad es también un interesante punto de partida para disfrutar de los pintorescos pueblos de los alrededores, disfrutar de los extensos viñedos, y territorios destinados a la agricultura y la caza, o participar de entretenidas caminatas cerca de los ríos.

Precisamente en el río Mura se encuentra un bello ejemplo de patrimonio arqueológico tradicional, un molino hecho de madera, utilizado por primera vez en el año 1902. Alrededor del molino se encuentra el Camino Instructivo del Molinero para conocer mucho más sobre este lugar.

Foto Vía Psihijatrija

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Croacia



Deja tu comentario